La vida no es más que un sueño

No hace mucho, soñé con la versión pequeñita de mi misma. Era yo, niña otra vez. Jugando divertida y despreocupada en el mar, sintiendo la brisa salina en mi cara pecosa. Me veía contenta y danzarina, dando saltitos en el agua celeste neón. Era el mar más hermoso que había visto jamás. Al abrir los ojos, me invadió una profunda ternura hacia mi misma. Me pude ver otra vez: chiquilla y menuda. Llena de inseguridades absurdas de temor a la oscuridad y preocupaciones por el futuro.

Pensé en lo lindo que sería poder decirle unas cuantas cosas a esa chiquilla. Poder devolverme unos años para decirle que la amo, que la acepto y que se deje de preocupar tanto. Entonces, caminé hacia el espejo y la encontré. Ahí estaba yo. La niña de mis ojos, frente a mí, haciendo cucharas y urgida de un abrazo. Entonces, me dije a mi misma:

Seguí tu intuición: Aprender a escuchar el corazón no va a ser fácil, pero una vez que disminuyas el ruido en tu cabeza, las respuestas vendrán por sí solas. Si ante una situación con todas tus fibras querés hacer algo, hacélo. Si por el contrario, una opresión en el pecho te detiene, no lo hagas. El corazón siempre tiene la razón. 

Lo que opinen los demás no importa: la única que vive su propia vida, sos vos. Así que aprender a decir que no y cambiar de opinión, es válido. Cada quien opinará y hablará desde su realidad. Deja que todo fluya y nada influya.

No “tenés que” absolutamente nada: Cuando realmente comprendas que la libertad se trata de tener la capacidad de elegir y de asumir consecuencias, todo será más sencillo. Es un tema de acción-reacción, así que no tenés que hacer nada que no querés. Como estudiar una carrera sólo porque tus papás dicen, o trabajar en determinado lugar por que te dará estabilidad. No. Se trata de hacer una elección y estar dispuesta a enfrentar el paquete de consecuencias que trae consigo. Además, te cuento: cuando por fin te decidás a hacer lo que realmente te gusta y hagas todo desde el corazón, te irá de maravilla. Confía.

La vida es ahora: Si si lo sé. Suena a frase de comercial de tarjeta de crédito, pero es cierto. Descubrirás lo saludable que es vivir anclada en el momento presente, te lo aseguro. Todas esas ansiedades y expectativas desaparecen cuando dejas ir el pasado y no te preocupas por el futuro. El mejor momento es el momento presente y lo que sea que estés viviendo, eso es lo mejor para vos. Lo que será, será. 

A callejear más. Te solicito amablemente a que salgás más de la ciudad, del barrio. Andá más a menudo a caminar por lo verde de una montaña, a la playa, a otra provincia, a los países vecinos y no tan vecinos. No te quedés sin respirar esa brisa de mar que tanto te gusta y el olor a verde del bosque más a menudo. Es una forma efectiva y maravillosa de recargarse para enfrentar lo que sea. 

Nada es para siempre. Todo en algún momento llega a su fin y no pasa nada. Todo cambia, nada permanece. Irás cerrando ciclos unos más largos que otros. Y dolerá. Pero cuando la lección ha sida aprendida, el maestro sale de tu vida. Las personas, trabajos, amigos y hasta mascotas, estarán en tu vida el tiempo necesario para hacerte aprender lo que necesitas para seguir creciendo. Porque aunque salgan canas, se te arrugue el entrecejo y ya no puedas trasnochar como antes, nunca dejarás de crecer y todo seguirá en constante cambio. Deja ir. Deja ser. Deja fluir.

Cuida tu cuerpo, alimenta tu espíritu. Es de suma importancia que cuides tu cuerpo. Va más allá de verse linda. El movimiento y la comida saludable deben formar parte indispensable de tu vida. Acepta y ama a tu templo con locura tal cual. No te juzgues ni te compares. Sos única y hermosa. El cuerpo es una máquina perfecta que te transporta por el mundo y te permite vivir experiencias maravillosas. Es la herramienta poderosa que alberga tu alma. Dale el mantenimiento, el valor y el respeto que merece.

Y por último, recuerda: La vida no es más que un sueño. Si creamos nuestra vida con amor, ese sueño se convertirá en una obra de arte. (Dr. Miguel Ruiz)
Texto: Naty Q

Arte: Dimitra Milan
1 mes ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *