21 días de gratitud 15 al 21

21 días de gratitud | día 15 al 21

Esta es la semana 3 del reto de 21 días de gratitud. Hemos llegado a la última semana, donde cerramos 21 días de constancia, reflexión diaria y atención plena. La idea principal de este reto, es que cada quien lo haga a su ritmo. Se puede hacer solamente por una semana o dos o las tres. Lo importante es, que puedan utilizar estas publicaciones como una guía para ejercitar el super poder de la gratitud que todos poseemos. Para ver la semana 2 click aquí.

 

Cabe agregar que pueden continuar más allá de los 21 días. El acto de agradecer cada día por lo que la vida brinda, sin juzgar si es bueno es malo, nos ayuda a no perder nuestro centro y a vivir anclados en el presente. 

A continuación encontrarán las afirmaciones diarias del día 15 al 21. Gracias de nuevo, por estar por acá <3

Día 15: Hoy es el futuro que cree ayer

Estamos hechos de átomos pero también de historias. Somos el resultado de las historias de otros, que amándose o desamándose, contribuyeron para que estemos aquí y ahora: haciendo lo que sea que estemos haciendo.

Llevamos grabado en las células sin haberlo pedido, historias de guerra, de hambre, de dolor, de tortura. ¿Han pensado en el poder de creación o destrucción que tiene una sola persona sobre millones de otras?

Somos producto de las decisiones que alguien más tomó por nosotros: del nombre que nos pusieron, de la escuela a la que nos enviaron y los amigos que tuvimos. Pero también, somos lo que elegimos día a día. Lo que consciente o inconscientemente hayamos decidido hoy, es la base de lo que será mañana.

Hoy, agradezco a mis antepasados y honro las decisiones que tomaron. El “hubiera” no existe. No estaríamos donde estamos de no haber sido por las luchas libradas, los derechos reclamados y la sangre derramada.

Hoy, es el futuro que ayer creé. Por lo tanto, decido crear de forma consciente mi realidad. El cambio, el crecimiento y la evolución empieza por cada uno. Seamos conscientes del poder de cada uno, porque una sola persona, puede influir (positiva o negativamente) en millones de otras.

Día 16 : Hoy siento la energía en mi cuerpo y fluyo con ella.

Somos energía envasada en una máquina única y perfecta. Dedicar unos minutos al día a crear consciencia sobre ese cuerpo físico maravilloso que habitamos, nos ancla en el presente. Así, reduciremos la ansiedad o la tristeza que puede causar el exceso de futuro o de pasado.

El término Mindfulness o atención plena, se refiere a la capacidad de reconocer lo que está sucediendo, mientras está sucediendo. Al aceptar de forma activa el fluir de la experiencia tal cual se está dando, estaremos en la capacidad de darle espacio a las señales en el camino, a entender la lección en cada situación y por qué no, hasta los mensajes divinos.

Hoy, sientan la energía de su cuerpo y fluyan con ella. Agradezcan por el momento presente, disfruten la sola experiencia de respirar, de sentir el sol en la cara, el zacate en los pies, la ropa sobre la piel, los sabores en cada bocado, la vibración del sonido, el color de las nubes.

En plena consciencia y presencia, si estás leyendo esto, es porque estás vivo. ¿Entonces? a vivir se ha dicho.

Día 17 : Hoy estoy en el lugar y el momento perfecto.

 

Me encanta esta frase que dice que: “Si no te gusta donde estás, muévete, no eres un árbol”.

Y si, no somos árboles. Podemos movernos en el momento que lo creamos necesario. Yo lo he tenido que hacer muchas veces a lo largo de mi vida. En distintas situaciones, he decidido moverme, salir de donde no me siento a gusto para darle espacio a lo nuevo.

Sin embargo, he aprendido también, que el verdadero aprendizaje se da cuando entendemos el por qué estamos donde estamos. Honrar y aceptar el momento presente y el lugar en el que nos encontramos, es la llave para avanzar y no tener que repetir la lección.

Porque también he aprendido, que lección no aprendida, será una prueba repetida.

Así que hoy, aquí y ahora, honremos con gratitud el momento presente. Entendamos qué nos trajo hasta acá y en lugar de preguntar ¿por qué? preguntar ¿para qué?. Una vez que descubran la lección a aprender, podrán moverse y pasar la página. Lo único constante es el cambio y la evolución es el camino. Y si no estamos a gusto, recordar y tener la certeza de que podemos movernos, crecer y seguir fluyendo.

 

Día 18: Hoy estoy dispuesto (a) soltar toda resistencia.

Para soltar las resistencias, primero hay que aceptar la existencia de ellas. A veces evadimos lo que tenemos que hacer con excusas conscientes e inconscientes, sin percatarnos de que el origen de la resistencia es en lo que deberíamos enfocarnos para superarla y sanarla.

Recuerdo que en el colegio, me daba pavor hablar en público. Me ponía roja como un tomate y se me cerraba la garganta. Exponer frente a la clase entera era simplemente lo peor que me podía pasar en la vida. Años después, la vida misma me puso en la carrera de docencia y quisiera o no, me tocaría estar al frente, dirigiéndome a un público, siempre.

Me dejé fluir y descubrí que enseñar, compartir y dirigirme a los demás transmitiendo un mensaje es de las cosas que más amo hacer. Entonces, lo primero es detectar hacia que sentimos resistencia. A veces se tratará simplemente de un miedo infundado, una experiencia desagradable que esté escondida en el subconsciente o simplemente porque alguien nos dijo que no podíamos hacer esto o lo otro.

El auto conocimiento es la llave para fluir en la vida. Reconozcan sus propias resistencias y relájense. Al final, la relación más importante, es la que establecemos con nosotros mismos.

 

Día 19: Hoy elijo vivir sin miedo

 

Ayer, tuve la oportunidad de ir con diez mujeres maravillosas a visitar un bosquecito de árboles de eucalipto. Rodeadas por la sombra alta y el canto fresco de sus ramas, hicimos una meditación grupal. El fin era el de conectar con la naturaleza para luego, ir en busca de una flor para elaborar su esencia, según las enseñanzas del Dr. Bach.

Tumbada en el zacate, dejándome abrazar por la tierra que nos alimenta, escuché claramente una vocecita dulce, como de abuelita amorosa que me dijo: vive sin miedo.

Siempre me he considerado una mujer valiente, lanzada, arriesgada y decidida. Sin embargo, descubrí que también llevo el miedo grabado en mis células. Miedo a no estar, miedo a no ser aceptada, miedo a perder y hasta miedo a ganar. Porque al miedo le gusta tomar todas las formas posibles para convertirnos en autómatas, en seres que toman las cosas sin cuestionarlas y que permiten que otros decidan por ellos. El miedo seca y paraliza. Estanca y corroe.

Al escuchar la voz, le hice eco repitiendo: si, quiero vivir sin miedo. Quiero vivir fluyendo, quiero hacer lo que amo, quiero aprender y compartir, quiero dar y recibir. Hace un tiempo escribí una entrada acerca de vivir sin miedo. (Búscala aquí). Hoy, mamá planeta desde su sabiduría ancestral, me recordó una vez más que hay mucho que ganar y nada que perder cuando se vive sin miedo.

 

Día 20: Hoy libero el pasado y vivo el presente.

 

¿Qué es el estrés? desde mi punto de vista, tanto el estrés como cualquier situación favorable o desfavorable, puede ser usado como un trampolín o como trampa, como herramienta o como arma. La raíz del estrés se produce por un exceso de futuro, así como la depresión por un exceso de pasado.

El presente, es lo único que importa. Es lo único que tenemos. Al liberarnos del pasado, podremos caminar por la vida más livianos. El pasado, pesa. El futuro, lo creamos a cada minuto. Hoy, elijamos liberar los eventos del pasado para tomar el presente en nuestras manos, darle forma, disfrutarlo.

Día 21: Yo merezco lo mejor y lo acepto ahora mismo.

¡Llegamos! Día 21 de 21 de tomar un momento para agradecer todos los días, para ejercitar la constancia y recordar que en nuestras manos yacen los poderes de crear, de manifestar, de atraer. Merecemos lo que soñamos, pero más allá de declararlo, hay que estar dispuestos a aceptarlo. Hay que creérsela. Ya. Es hora.

Es hora de aceptar que somos lo que creemos que somos. Que el amor incondicional es el camino, la respuesta, la verdad. Que lo que cultivamos en nuestro interior se reflejará de forma ineludible en nuestro exterior, llámese cuerpo físico, trabajo, personas que nos rodean. Porque a como vibramos, atraemos o repelemos.

Que tenemos el poder de reprogramar la mente a nuestro favor y no en contra. Que somos los alquimistas de nuestra propia verdad y que tenemos derecho a buscarla y reinventarla. Que somos capaces de liberarnos de lo que nos pesa y que es un deber sentirnos orgullosos de lo que somos, tal cual somos.

El ego, la mente, las circunstancias, la energía, TODO, puede ser usado como arma o como herramienta. Todo dependerá del uso que le queramos dar.

No es una cuestión de ego. No es egoísmo. Ámense a ustedes mismos, brillen para iluminar a otros y nunca, NUNCA permitan que les digan lo contrario:

Merecen lo mejor.

 

Texto: Naty Q

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *