Mi alter ego se llama Andrea

La semana pasada, participé en la grabación de un podcast acerca del origen del estrés y maneras de sobrellevarlo. Me sentí sumamente honrada y agradecida por la invitación. Además, que lindo haber tenido la oportunidad de compartir un poco de lo que he aprendido en mi camino. Es una de las cosas que me impulsan a seguir adelante con el proyecto de Vivir es fluir. Cada vez, me convenzo más, de que todos necesitamos aprender a fluir con lo que la vida brinda. En lugar de dejarnos aplastar por las situaciones, estancarnos en la rutina o conformarnos a vivir una vida que no nos llena el corazón.

La entrevista transcurrió de forma amena y divertida. Los otros invitados y los encargados de la producción son super profesionales y buena vibra. En todo momento me sentí como en casa, como si los conociera a todos de toda la vida. Antes de comenzar la grabación, uno de los invitados me dijo: Entonces, vos sos “Andrea”. De pronto, me vi disociada en un escenario de principios del año 2000. Me vi con mis amigas de ese entonces, brindando por el fin de curso lectivo, elevando al cielo una cerveza “rock ice” en algún bar de San Pedro. Sucede, que desde que tengo memoria y a pesar de que tengo uno de los nombres más comunes del planeta, siempre me dicen: Andrea. Cuando estaba en la universidad y salía con mis amigas después de clase a tomar algo y llegaba algún casanova ligador no deseado, con su línea de:

— Hola, ¿como te llamás?  Yo, automáticamente respondía con cara de calibre 38:  — Andrea, me llamo Andrea. Así, me escudaba en un alter ego nada más por que sí. Porque tal vez todos tendemos a ponernos en los zapatos de alguien más. A veces por empatía, a veces por escapar de la realidad. ¿O será que de verdad Andrea Quesada existe en un multiverso paralelo, en tiempo y espacio en el que sigo siendo una universitaria evasiva?

“Si el mundo es un escenario, la identidad no es más que un disfraz.”

 

Un alter ego es como el otro yo. El término se lo inventaron los psicólogos del siglo pasado para describir un trastorno de identidad disociativa. Una persona que tiene un alter ego se dice que lleva una doble vida. Ahora, ¿quien no vive muchas vidas en la misma vida? A muchos nos toca enfundarnos en diferentes personajes, a veces en el mismo día. 

Obviamente, el podcast salió perfecto, con el nombre que sale en mi cédula de identidad. Además, tanto hablamos, que alcanzó para una segunda parte. Pero ahora, no puedo dejar de preguntarme, si David Bowie entre otros “alteregos” tenía a  Ziggy Stardust  y Beyonce tiene a Sasha Fierce, ¿por qué Naty Q no puede tener a Andrea Quesada?

Los invito a escuchar la primera parte del podcast aquí.

Texto: Naty Q (aka Andrea)
Gracias de corazón al equipo de Amelia Rueda por la invitación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *