El poder de los cristales

No suelo recomendar nada que no haya probado y comprobado. Por lo tanto, este año me permití explorar el poder de los cristales en mi misma. Siguiendo las recomendaciones de uno de mis maestros, emprendí la búsqueda de 3 piedras: Lapislázuli, Citrino y Piedra Luna.

Este año ha sido turbulento y movido para muchos de nosotros. En mi caso, el 2017 ha representado reinvención, desapego y asimilación de muchísima información. Nietzsche decía que “hace falta llevar caos por dentro para dar a luz una estrella danzante”. Claro, sin caos no hay evolución. Sin embargo, crecer a veces resulta tan agotador que en lugar de sentirnos como estrellas bailarinas, nos sentimos estrellados.

 

“Somos polvo de estrellas”

 

Según Carl Sagan, después del “big bang” la única materia que existía eran los átomos de hidrógeno, materia que dio lugar a las estrellas. Pero ¿cómo se generaron todos los demás elementos que nos componen a nivel molecular? Simple: En el interior de las estrellas. Somos el resultado de estrellas que explotaron expulsando materia que alimentó a su vez a otras estrellas. Este proceso se ha repetido a través de unos cuantos miles de millones de años. Por eso, todos y cada uno de los átomos que forman la materia (nosotros incluidos) es polvo de estrellas.

Volviendo a los 3 cristales, la intención era clara: balancear mi cuerpo físico, energético y emocional. Ahora, no a todos nos funcionan los mismos recursos. Por lo tanto, no se olviden de probar, comprobar y sentir cada herramienta. Así sean cristales, reiki o yoga, siempre hagan lo que les vibre más.

Cuarzo Citrino para restablecer mi relación con el “sol” que se traduce como la relación que tenemos con la figura paterna.  También, se utiliza para no titubear a la hora de tomar decisiones y no tener temor de brillar. Muchas veces, el miedo a ganar es más perjudicial que el miedo a perder.

Lapislázuli para mejorar mi comunicación conmigo misma y por ende con los demás. A pesar de que siempre me he considerado una persona asertiva y comunicativa, me descubrí teniendo dudas de mi misma, del mensaje que quería transmitir a los demás. El propósito de esta piedra era la de poder clarificar mis pensamientos en medio del caos.

Piedra lunar es la piedra de los nuevos comienzos. Está conectada con la luna (energía femenina) y con la intuición. Equilibra las hormonas y fomenta los sueños lúcidos (de esto les cuento en otra entrada, porque he tenido los sueños más reveladores y locos de mi vida)

 

Polvo (de estrellas) somos y en polvo (de estrellas) nos convertiremos.

 

Debo decir que me he sorprendido de los cambios que he experimentado a nivel energético. De la sincronía con con otras personas y situaciones. Me siento sumamente en paz, tranquila, protegida y empoderada. Además, me he percibido mucho más clara en mis intenciones y objetivos.  Muchos dirán que solo son piedras de colores, pero yo lo he comprobado por mi misma una vez más: la fuente de energía universal es la misma para todos, lo que cambia es la intención con la que tomemos de ella.

Cada cuarzo, piedra, cristal o gema tiene propiedades específicas. Cada una actúa dependiendo de las energías de la persona que las utiliza. Investiguen mucho y acudan a personas serias y coherentes que les asesoren de forma atinada. Yo deposité toda mi confianza en CULTURA TRIBAL MACRAME quien me escuchó con amor, respondió a todas mis preguntas y elaboró el diseño exacto y perfecto.

 

Texto: Naty Q

Fotos: Fabricio Jiménez

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *