FLUIR, NO FORZAR

He aprendido que, uno de los factores importantes para fluir con la vida, es estar anuentes a dejar de etiquetar todo lo que nos sucede como bueno o malo. Entender que cada situación, interacción o conversación, trae consigo su lección, es absolutamente liberador.

Fluir, no forzar es un poderoso mantra que me recuerda que todo está en constante movimiento. Que todo lo que no puedo controlar, me enseña cómo soltar.

Esta semana, pedí a los lectores del blog, por medio de las historias de instagram, que respondieran a la siguiente pregunta:

¿Qué hacen para no olvidar fluir con la vida?

Fueron muchísimas valiosas respuestas, que leí una a una y que quiero compartir por acá con el corazón agradecido. Por eso, aquí van, resumidas en los siguientes tres puntos en común:

 

1. Meditar

Uno de mis primeros maestros de meditación, me recordó que los pensamientos son como ver las nubes pasar en el cielo. La sencillez de esa imagen, me ha ayudado a no forzar el hábito de meditar y dejarlo entrar en mi vida de forma orgánica. Así, como ver nubes pasar. La meditación es una de las herramientas más poderosas que tenemos para fluir con la vida. Nada más, tenemos que encontrar la forma que más nos guste: en movimiento, acostados, sentados, con música, en silencio, en la mañana, en la noche, en grupo o solos.

2. Atención plena

“Tomar los tiempos de espera como un regalo y no como tiempo perdido”.

Definitivamente, este es uno de los ejercicios de atención plena más importantes y creo que uno de los más retadores. Vivimos en la era de la inmediatez, en la que todo lo queremos al instante: la mensajería, la comida, el camino corto, los resultados en menor tiempo. Abrirse a la vida y fluir con ella, es anclarse de forma consciente en el presente, tomando responsabilidad absoluta de cómo reaccionamos ante cualquier situación.

3. Permitirnos ser humanos

A veces se nos olvida que todos estamos viviendo una experiencia humana. Permitirnos SER, es no olvidar que todo pasa y que la equivocación no existe: es solo un medio para aprender nuestras lecciones. Las situaciones no deberían definir nuestra vida, pero la forma en la que reaccionamos ante ellas, sí. Observar sin juzgar todo lo que nos sucede y preguntarnos ¿para qué? en lugar de ¿por qué? nos ayudará a interiorizar que todo sucede por una razón.

 

“Fluir con la vida es dejar ir y dejar llegar”

 

Texto Naty Q.

Foto: Fabricio Jiménez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *