Lo que sucede durante una sesión de Reiki

Reiki es una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos. A lo largo de nuestras diferentes etapas de la vida, se producen bloqueos energéticos que nos impiden fluir. Cuando la energía vital está estancada, nos sentimos desequilibrados, sin ganas de avanzar.

REI = Energía universal | KI = Energía vital.

Nuestro cuerpo es sumamente sabio. Los indicadores de un desbalance energético pueden ser síntomas recurrentes de resfrío, dolor de cabeza o malestar estomacal. También, si constantemente nos sentimos fatigados y con sentimientos de desolación, es posible que necesitemos armonizar nuestro campo energético.

Los beneficios del Reiki se perciben en todos los cuerpos. Algunos ejemplos son:

Cuerpo Físico: Mejora dolencias físicas como migraña, dolores menstruales, estreñimiento. Además relaja los músculos y regula el metabolismo.

Cuerpo Emocional: Ayuda a identificar las emociones con el fin de transmutarlas en vez de reprimirlas.

Cuerpo Energético: Desbloquea corpúsculos energéticos (chakras). Proporciona vitalidad física y anímica.

Cuerpo Mental: Mejora la concentración, el enfoque y facilita el sueño.

Cuerpo espiritual: Permite la auto conexión con la propia intuición. Además, incrementa la expansión de la conciencia.

¿Para qué sirve el Reiki?

El reikista actúa como canalizador de la energía universal, la cual está presente en todo ser vivo. Su objetivo es ayudar a equilibrar todos los planos del ser: físico, emocional, mental y espiritual. Para recibir una sesión no hace falta estar enfermo. Reiki ayuda a eliminar bloqueos emocionales y mental, permitiéndonos elevar nuestra vibración.

¿Qué sucede durante una sesión de Reiki?

Las sesiones se realizan de forma presencial en una camilla en la que la persona estará cómodamente acostada durante aproximadamente 45 minutos. Además, las sesiones de Reiki de VEF, incluyen una conversación inicial mientras nos tomamos un tecito. También, hacemos balance de chakras con radiestesia (péndulo). Más que una sesión de Reiki, es un “RESET” para todos los cuerpos (emocional, físico, energético, mental, espiritual).

Al finalizar la sesión, se experimenta una profunda relajación y una agradable sensación de paz. Recibir Reiki es abrir los canales de nuestro cuerpo energético para acceder a la energía vital directo de la fuente.

Muchas personas se quedan dormidas, sin embargo esto no influye en el resultado final. Algunas personas sienten un cosquilleo, calor o frío en diferentes partes del cuerpo según fluye la energía, otras personas ven colores, experimentan una sensación de “flotar” o sienten emociones que salen a la superficie. Cada persona responde al tratamiento de una manera distinta. 

La terapia Reiki pueden recibirla todos los seres humanos: adultos sanos, enfermos, embarazadas, niños y bebés. Incluso, animales y plantas. Además, es una terapia complementaria a la medicina convencional y terapias psicológicas reconocida por la Organización mundial de la salud (OMS).

¿Te gustaría equilibrar tu energía vital por medio de una sesión de Reiki?

Enviá un mensaje aquí para contarte más detalles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *