LAS PERSONAS QUE POTENCIAN

Hay personas que potencian tu vida y otras que sólo absorben tu energía. Eso lo entendí hace un tiempo, mientras esperaba mi turno para una consulta médica. Estaba tan aburrida que opté por leer una de esas revistas viejas que nunca faltan en los consultorios. Sabía que me quedaba al menos una hora más de espera; así que me dispuse a leer lo que estuviera a mano. Uno de los artículos, me hizo hacer una pausa para analizar una situación que había estado evadiendo desde hacía meses. La frase decía:

Somos el promedio de las cinco personas con las que pasamos más tiempo.”

Inmediatamente, empecé a hacer un recuento de mis cinco personas más cercanas. Juro que ese día no tenía planeado para nada llegar a una conclusión metafísica en una sala de espera. Sin embargo, la certeza de que algo debía cambiar con respecto a ciertas relaciones en mi vida, me cayó como una balde de agua fría.

Me percaté que la raíz de mi agotamiento físico y mental, iba más allá de las horas que pasaba trabajando o metida en una presa. Entendí que era hora de liberar el vínculo con personas que no me estaban liberando, ni construyendo y mucho menos, alegrando. [Ver aquí la triada o regla de tres]

Siempre he creído en la importancia de contar con una red de apoyo. Sin embargo, en esa red debemos sentirnos libres de comunicarnos y de ser quienes realmente somos. Además, en honor a nuestra naturaleza humana cíclica, todos tenemos el poder de cambiar el rumbo de nuestra propia historia.

Eso incluye a los personajes de la misma.

Por eso, a la hora de elegir compartir tiempo y energía con otras personas, quiero compartir tres puntos importantes que he aprendido a identificar para permitirnos potenciar nuestras relaciones interpersonales:

Alejarse de los vampiros energéticos

Estar rodeados de personas que nos drenan es sencillamente agotador: las que se quejan de todo, las que culpan a los demás de lo que les sucede, las que juzgan, critican y les encanta ocupar el papel de víctimas. Elegir rodearse de gente que eleve nuestra energía en lugar de consumirla, es una de las decisiones más saludables que he tomado en la vida. He aprendido a elegir pasar tiempo con gente con la que se pueda tener conversaciones enriquecedoras y no que el tema de conversación sea “chismear” o “comer gente”. No gracias.

Cruzar la frontera a lo desconocido

Usualmente, nos rodeamos de personas que son afines a nuestros gustos e intereses. Sin embargo, darse la oportunidad de conversar con quienes nos permitan ampliar nuestro conocimiento en otros temas, nos abrirá una necesaria ventana a lo desconocido. Es hermoso aventurarse a ser curioso, preguntar y explorar nuevos mundos.

Tener cerca a nuestros maestros

Todos somos maestros y alumnos a la vez. Sin embargo, hay determinadas personas de las cuales nunca dejamos de aprender valiosas lecciones. Aquellos que siempre están dispuestos a ayudarnos, escuchar sin juzgar y guiarnos a la hora de tomar decisiones. Y como dice la maravillosa Oprah:

 

“Procuren rodearse solamente de personas que vayan a elevarles más alto”

 

Texto: Naty Q

Foto: Marisol Corazzari


4 Comments

  1. Como cuando ocupas un par de “cachetadas mentales” y topas con esta lectura! Q todo lo celestial te bendiga!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *