Blog

Enamorada de mi morada

Flor he sido. Un cuerpo . El cuerpo de mi madre fue mi primera morada.

Y después este cuerpo, el que cargo y me carga: la casa de todas mis edades, el instrumento para tocar todas mis canciones en las cuerdas de una garganta. Las manos, que si quiero, pueden ser alas. Si me siento pájaro los brazos me echan a volar. Si me siento sola se cruzan delante de mi pecho buscando un nido. Si me siento nido lo pueden contener todo: los cuerpecitos sin peso de mis hijas, el llanto de mi hermana, la cabeza dormida del hombre que me quiere.

Mi cuerpo puede ser prisión o trampolín. A veces no sabe quién quiere ser, quién puede ser, porque aquello que lo rige cambia cada semana. Sentires y pensares van mutando y mi cuerpo trata de adaptarse para llevarme a donde yo quiera, a donde yo sienta.

Por eso hay días que salgo de mi cuerpo y lo miro desde afuera. Tanta gratitud brota de mí que quisiera ser dos: una para ser yo y una para abrazarme a mí misma, y decirme todo lo agradecida que me estoy. Enamorada de mi morada.

Gracias casita de todas mis yos.

Los lupinos a mi alrededor gritan a coro que me mire como los miro a ellos: una flor morada, donde moran todas esas que soy durante un ciclo, donde han morado mis hijas, donde viviré hasta que me mude. Yo también soy algo que adorna el mundo.

Todo lo verde en mi jardín ha florecido. Y en estos días, que he querido ser flor, otra vez gracias a mi cuerpo flor he sido:

Me gustan todas mis yos

porque yo no soy ninguna:

esta esencia que me habita

se transforma cual la luna.

.

En el Libro de los Cambios

nada permanece o dura.

Todo lo inerte renace.

Todo lo nuevo madura.

.

Bienvenidos mis matices.

Necesarios son mis pozos

como lo son mis alturas:

si no tuviese mis males

no conocería mis curas.

Gracias infinitas a Maria Andrea y Aleia por permitirme una vez más, compartir estas imágenes y palabras medicina en este espacio. 

Les invito a honrar su trabajo, su misión y su arte buscando las hierbitas mágicas poderosas en Shevi Steaming y los relatos medicinales de Aleia Fralundio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *