RITUAL DE LUNA NUEVA

La sociedad en la que vivimos y la forma en la que nos relacionamos con nosotras mismas y con los demás, ha ido evolucionando hacia una nueva consciencia hacia el planeta que habitamos. Muchas de nosotras -almas viviendo una experiencia humana-  hemos sentido de diversas formas, el impulso fuerte a atender el llamado. Nuestro llamado. 

El llamado es ese deseo intenso de encontrar respuestas, de mirar hacia nuestro interior cada vez más profundo y vivir alineadas con nuestro propósito.

El llamado es reaprender a confiar en nuestra intuición y nuestra sabiduría interna.

El llamado es lo que nos mueve a despojarnos cada vez con más determinación del patriarcado que nos ha aplastado durante siglos con sus normas obsoletas de miedo, control y separación.

El llamado, independientemente de la forma que lo sintás, es el deseo auténtico de querer recordar quién realmente sos. A todas y todos nos han educado para ser piezas de un engranaje social que pretende formar ciudadanos dóciles, manejables, consumistas e indiferentes. Pero mi pregunta es: 

¿Estás dispuesta a recordar quién eras antes que la sociedad te dijera cómo debías ser?

La era en la que vivimos, nos llama a reconocer, navegar y reclamar nuestros poderes de manifestación, de creación de conexión con la naturaleza, la tierra, las plantas, las flores y nuestros ciclos influenciados por la luna.

Ha llegado la hora de confiar plenamente en nuestro poder, de conectar con la unidad, de reconocernos como parte del todo, de dejar de disculparnos por ser quienes somos y ser conscientes de nuestra misión.

Ritual de luna nueva

Los rituales existen y han existido a través de la historia. Un ritual es algo que hacemos con intención, convicción y no debería tener una connotación negativa o de «brujería». El propósito al hacer rituales en luna nueva, es fomentar nuestra atención plena, transmutar energías no deseadas en nuestros cuerpos (físico, mental, emocional, energético y espiritual.

¡A mi me encantan los rituales! Por eso, te comparto como vivo las lunas nuevas. El ritual puede variar dependiendo de dónde me encuentre, cómo me sienta en ese momento y los elementos que tenga a mano. Siempre tiene que fluir y no forzarse. 

A mí me gusta darme un «baño ritual» que en realidad se puede hacer en cualquier fase de la luna. No obstante, la energía en luna nueva es particularmente poderosa para dar paso a nuevos inicios: Confía en tu intuición.

También me gusta escribir en una hoja en blanco mis intenciones. Hacé una pausa de silencio y preguntáte ¿Qué quiero manifestar en mi vida?. Escribí con calma, buena letra y en tiempo presente.

A continuación, te comparto una lista de elementos que podés reunir para un baño ritual de luna nueva:

Agua bendita

Como dice mi madre: «toda el agua es bendita»; pero si podés recolectar agua de un río, de mar, o de una gruta, sería maravilloso. Si no, hay muchos estudios que demuestran que las moléculas del agua reaccionan a las palabras que les decimos, así que basta con que recolectes el agua que esté a tu alcance (una botellita pequeña está bien) y la bendigas con tus propias palabras: Confía en tu intuición.

Sal marina gruesa o Sales de Epsom

La sal marina la conseguís en cualquier tienda macrobiótica o tienda de artículos naturales. Asegúrate de que no tenga yodo y que el único ingrediente sea: «Sal marina». También, las sales de Epson se encuentran en cualquier farmacia bajo el nombre de «Sal Inglaterra». Necesitarás media taza de cualquiera de las dos.

Romero

Puede ser una ramita de romero de tu huerta o del supermercado, no importa. Además, si sentís añadir cualquier otra hierba como ruda, manzanilla o salvia, hacélo: Confía en tu intuición.

Pétalos de rosa

De igual forma, tomá rosas de tu jardín o comprá una rosa (ojalá roja) en una floristería. Sostenéla en tus manos por unos segundos dándole las gracias. Al menos eso es lo que yo hago antes de quitarle los pétalos, pero es totalmente opcional, si sentís hacer otra cosa: Confía en tu intuición.

Aceite esencial de rosa

Este es un poco difícil de conseguir, pero si no lo tenés a mano podés usar las gotas que desees de geranio, lavanda u otro aceite que te guste y te brinde una sensación de comodidad y bienestar.

Una vela

Puede ser una o varias, pero asegúrate de prender una vela (preferiblemente blanca) antes de iniciar el baño ritual y dejar que se apague solita.

Vino o cualquier bebida de tu preferencia

Esto es para usarlo como ofrenda o «libación», que proviene de un antiguo rito pagano que consiste en derramar determinado líquido sobre la tierra, después de dar un sorbo.

Ahora si, ¿Qué hacer?

Si tenés una tina, mezcla todos los elementos anteriores y sumérgete por el tiempo que tengas disponible. Si no tenés, todo bien. Mezclá todos los elementos en un tazón grande y dejá reposar unos minutos. Luego, tomá una ducha como de costumbre y al terminar, deja caer la mezcla del tazón en tu cabeza visualizando como el agua te limpia de toda energía que ya no te sirva.

Sécate con una toalla limpia y brindá hacia el cielo con tu vino, té o bebida de elección. Primero, tomarás solo un sorbo de la bebida y el resto lo verterás en la tierra (o en una maceta si no tenés patio) junto con los restos de pétalos y otras hierbas que quedaron al limpiar la ducha o vaciar la tina.

Luego, con los ojos cerrados, sentáte en una posición cómoda en un lugar preferiblemente sin interrupciones. Tomá respiraciones conscientes por unos minutos, visualizando las intenciones que escribiste anteriormente. Tratá de percibir con todos tus sentidos lo que querés lograr o cómo te sentirías sin lo que querés soltar. La mente es una herramienta sumamente poderosa y la energía sigue al pensamiento.

Cuando te sintás lista, tomá la hoja en la que escribiste las intenciones y quemála en un lugar seguro junto con hojas de laurel o palo santo (solo si lo tenés a mano). Mientras lo haces, podés repetir mentalmente o en voz alta:

«Hecho está»

Tanto preparar un baño ritual como escribir tus intenciones y tomar con calma tu bebida favorita, son actividades que se pueden hacer en cualquier momento como ejercicio de introspección y atención plena.

Lo más importante de todo es que disfrutes dedicar tiempo para vos y hacer lo que te recargue, siempre siguiendo y confiando en tu intuición. ¡La magia sos vos!

Texto: Naty Q

Fotos: Fabricio Jiménez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *