Terapia floral

Hace más de cinco años, me di a la tarea de buscar una profesional en medicina de la mujer. Alguien que realmente me escuchara y me entendiera como la ser humana que soy.

Gracias a Google (y en gran parte a mi intuición) encontré el contacto de quien más allá de ayudarme a entender y a escuchar mi propio cuerpo, se convirtió en mi maestra en el maravilloso camino de sanación y autoconocimiento a través de las esencias florales.

La Dra. Mercuri llegó desde Buenos Aires hace más de veinte años y ha sido una de las precursoras en difundir el conocimiento de la medicina natural en Costa Rica.  Ha sido un honor insondable tenerla como maestra en mi camino como terapeuta floral.

Cuando experimenté el efecto poderoso de las flores de Bach en todos mis cuerpos (físico, energético, mental, emocional y espiritual) definitivamente hubo un antes y un después.

Al día siguiente día de haber comenzado a tomar la fórmula que la doctora me preparó, empecé a sentir una sensación real de paz, de claridad en mis pensamientos. Mis emociones se convirtieron en un mar calmo y cristalino y pude ver desde una perspectiva más amplia lo que en ese momento me aquejaba.

En momentos cuando todo parece ser oscuro, la terapia floral equilibra nuestras emociones y evita que el cuerpo físico empiece a gritar enfermedad. No es necesario esperar a estar enfermo para prestar atención a las señales que el cuerpo nos da.

Las flores nos ayudan a ver más allá de lo evidente. Nos acompañan a crecer, evolucionar, sanar y superar una situación. Ellas nos brindan el valor para recuperar el poder de sanarnos a nosotras y nosotros mismos a partir de conectar con nuestra propia sabiduría interna.

Como terapeuta floral, cada mezcla de flores de Bach, la elaboro durante las sesiones uno a uno de forma personalizada e individual tomando en cuenta factores como el estado de ánimo actual de la persona, su modo de enfrentarse a las situaciones diarias y también rasgos de personalidad. El frasco con la mezcla floral, se consume vía oral cada día colocando cierta cantidad de gotas (según lo indicado para la situación) en un vaso con agua o directamente del gotero debajo de la lengua.

La terapia floral es energía, no influye con otros medicamentos y puede ser consumida por personas de todas las edades, animales e incluso plantas. La mezcla contribuye al balance de tu energía vital con el fin de promover tu autodescubrimiento, la sanación y el autoconocimiento para vivir en consciencia.

Sesiones online o presenciales en Santa Ana y Paseo Colón.
Foto: Fabricio Jiménez

Texto: Naty Q

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *