Mantra de Lunes

Hace casi dos años empecé a compartir mi práctica personal de inicio de semana en redes sociales. En realidad, es un hábito sencillo que he venido cultivando desde hace varios años. Debo aceptar que en su simplicidad he encontrado la paz y el enfoque que mi mente inquieta necesita diariamente.

La práctica consiste en elegir una palabra o frase cada lunes durante mi meditación matutina y convertirla en mi mantra de la semana. Algo así como un ancla que me ayuda a permanecer presente, enfocando mi energía.

Me encanta la etimología, la cual es el estudio del origen de las palabras. Por eso, cuando me puse a investigar el origen del término mantra, me fascinó encontrar que su significado proviene del sánscrito man-  que significa ‘mente’ y el sufijo -tra, que podría traducirse como ‘instrumento’.

Por lo tanto, el significado de la palabra mantra, podría traducirse literalmente como «Instrumento mental».

Nuestra realidad es una proyección de la energía que sigue al pensamiento. Si decidimos de forma libre y consciente usar la mente como instrumento, es nuestra energía el poder que nos permite crear la realidad que queremos vivir.

Conforme fui compartiendo mi práctica de los lunes en Facebook e Instagram, también se fue despertando en mí la idea de tener esos mantras a mano. De forma tangible y portable.

La tecnología es maravillosa, pero yo soy una señora muy «pre-millenial». Por eso, siempre voy a preferir sostener un libro «de verdad» en mis manos a un kindle, una conversación de frente con café en mano a una llamada por zoom o por ejemplo, un deck de mantras para enfocar mi energía a una aplicación en mi celular o una red social.

Por eso fue que decidí gestar mis propios mantras en su versión tangible. Me tomó casi dos años traerlos al mundo material, cual embarazo de elefanta. Me costó trabajo sincronizarme con la diseñadora, encontrar una imprenta amigable con el ambiente. Un artesano honesto que hiciera las cajitas de madera con el mismo amor que yo las haría.

Pero más allá de ver cada «obstáculo» que rayaba en lo absurdo, (como que por 5 milímetros la tapa de la cajita no cerraba) lo veía como un reto a mi enfoque. Los MDL ya eran una realidad en mi mente, en mis visualizaciones y no me iba a rendir hasta verlos en mis manos, paridos en amor, justo como los había soñado.

Una intención con dirección, más que un deseo, es una manifestación

Dama de noche

Cada mantra, en cada una de las 52 cartas (una por cada lunes del año) encierra un trabajo personal interno e intenso de autoconocimiento e introspección, que he realizado durante años y que sigue en proceso.

La fotografía que elegí para ilustrar el deck, se llama epiphyllum oxypetalumy y es conocida como «Dama de noche» o «Flor de luna». Ella florece solo una vez al año y durante una sola noche. Esta flor (la cual en otra ocasión hablaré de sus propiedades maravillosas como esencia floral) para mí representa la belleza pura de lo efímero. La magia de vivir el presente intensamente, al máximo. Entregarse confiada al flujo de la vida sin preocuparse del principio o el final. Solo ser. Florecer con todo lo que fuimos y todo lo que seremos. Hoy. Aquí y ahora.

Si hay algo que tengo claro en esta vida, es que mi misión es compartir. Por eso, compartir es el fin y el medio que encontré para traer este deck de mantras al mundo material. Si algo aprendí y me confirmé a mí misma durante este proceso creativo, es que todo se crea dos veces: Primero en la mente, que es nuestro instrumento y luego en el mundo físico, tangible. Crear nuestra realidad, definitivamente requiere enfoque, presencia, constancia y mucho coraje.

Una carta has de elegir para tu energía dirigir.

Coraje

Averiguá aquí como llevar a casa un ejemplar de MDL tangibles

Foto: Fabricio Jimenez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *